No se donde va a llegar este artículo, pero empecemos rememorando lo que ha sido este 2020.

El 2020 empezó como había acabado el 2019, es decir, trabajando como Technical Coach en Voxel. Esto quería decir trabajar 4 días a la semana, de 9 a 17, haciendo algo que me gusta como ayudar a un equipo a crecer, y trabajando desde casa. Respecto a mi último trabajo había perdido algo de poder adquisitivo (mismo rate pero en euros en lugar de libras y 4 días a la semana en lugar de cinco), pero había ganado mucha calidad de vida. Fuera del trabajo, continuaba con mis clases de guitarra (sin unos avances espectaculares, también hay que decirlo), disfrutaba mucho más de mi hijo y todo pintaba bien.

Entonces llegó lo que ya todos sabemos que llegó. Encerrados en casa, la gente haciendo directos por Instagram por encima de sus posibilidades, mil cursos por internet y, lo que es peor, la indústria turística tirándose por un barranco. Desgraciadamente Voxel vive bastante de la indústria turística, así que tocaba intentar ayudar a la empresa y lo hice proponiendo una bajada de más de un 13 de mi rate. También cambié mis horarios para adecuarlos al homeschooling de mi hijo, pero en cuanto a trabajo, todo era más o menos lo mismo. Yo ya trabajaba en remoto, con lo que no hubo grandes cambios en mis rutinas (si en la de mis compañeras).

En este contexto de pandemia, Adrian decidió dar un paso al lado en sus reponsabilidades como CIO de Voxel y me propuso a mi tomar la parte tecnológica de la misma. Si habláramos de una empresa más tradicional, me propuso ser una mezcla de VP of Engineering y CTO (compartido esto último con Servando). En una empresa sociocrática como Voxel, suponía ser el Lead Link del círculo de desarrollo, que pertenece al círculo de desarrollo de producto (un día ya hablaré de lo que supone el liderazgo en una empresa sociocrática). El cambio era bastante brutal y suponía saltarse unos cuantos escalones en la típica escalera de management técnico y, obviamente, me asaltaron las dudas: cuáles iban a ser mis responsabilidades? Sería capaz de hacer el trabajo? Como se lo tomaría la gente con mucho más recorrido en la empresa? Como iba a ser mi día a día? Tanto Adrian como Xavi Albaladejo me ayudaron a definir mi rol, aunque obviamente dejamos muchas cosas a mi interpretación. Así que al final, decidí embarcarme en la aventura.

Empezar un nuevo rol que requiere de mucha interacción humana como este en medio de una pandémia y trabajando totalmente en remoto sin posibilidad de hacer visitas a la oficina no sé si es algo que recomendaría demasiado. Por suerte, parece que por ahora la cosa va bien y la gente está contenta.

La parte mala es que he acabado el año absolutamente agotado. El último mes o mes y medio me ha costado muchísimo. Al principio fuy muy a saco, haciendo muchas cosas y descansando poco. Incrementé una hora mi jornada laboral (ahora empieza a las 8) y los viernes hago dos reuniones de media hora de buena mañana. Cuando me noté muy cansado intenté racionalizar más mi horario, pero ya era demasiado tarde. Espero que estas vacaciones me sirvan para recargar las pilas. Al principio también me harté de ir a reuniones para conocer todo lo que había y decidir lo que me interesaba seguir y lo que no, y eso también es agotador. Ahora intento delegar mucho más e intento saltarme las reuniones que no me aportan o no aporto, pero es algo en lo que todavía me queda trabajo por hacer.

La pandemia también me quitó las ganas de hacer cosas, sobretodo cosas fuera del trabajo más allá de estar con mi família. Esto ha sido como una pescadilla que se muerde la cola, pq por una parte no me apetecía hacer nada, pero por otra me faltaba el hacer cosas diferentes. Aquí si que no tengo ni idea como me lo tomaré este año, pero por ahora me he apuntado a un curso de piano y a otro de escritura. Como dice mi amiga Aroa, “Vicenç, tenemos que trabajar sobre lo de limitar el WIP” :D La verdad es que ambas cosas me motivan bastante y creo que me puedo organizar bien para hacerlas, así que espero que la cosa salga bien.

Y cuales son mis objetivos para 2021? Pues la verdad, es que no me quiero marcar ningún objetivo muy ambicioso, dado que por lo menos la primera mitad del año seguiremos embarcados en la pandemia y ya veremos como va a reaccionar mi cerebro. Cosas que si que me gustaría hacer: - Seguir mejorando como manager - Racionalizar mi manera de liderar, para poder explicarla y transmitirla a mis compañeras de Voxel. - Acabar un proyecto “secreto” que tenemos con unos compañeros de Voxel - No engordar como un cerdo y seguir algo parecido a una dieta saludable - Hacer deporte de una manera regular. No digo mucho deporte ni poder correr una maraton, digo no estar sentado todo el santo día. - Seguir meditando. - Escribir con regularidad.

A día de hoy me parecen objetivos razonables y realizables, pero ya volveremos a hablar en un par de meses.